Diseñando estrategias para un tipo de desarrollo diferente en África

Por Gretchen Gordon Feb 05, 2018

FacebookTwitterGoogle+EmailPrintShare

Más de 40 representantes de organizaciones ambientales y de derechos humanos de todo el continente se reunieron en noviembre en Pretoria, Sudáfrica, para examinar la situación de la financiación e inversión para el desarrollo en África hoy en día y para diseñar estrategias para promover un tipo diferente de desarrollo: uno dirigido por las comunidades y los pueblos africanos.

Durante el evento de tres días, organizado por la Coalición para los Derechos Humanos en el Desarrollo junto con la Coalición Africana para la Responsabilidad Corporativa (ACCA, por sus siglas en inglés), los participantes cuestionaron un modelo de desarrollo caracterizado por megaproyectos cada vez más grandes y una creciente dependencia del sector privado. “El modelo de desarrollo actual que se promueve en África es el desarrollo impulsado por el sector privado y las reformas de políticas para allanar el camino a las inversiones de asociaciones público-privadas (PPP) en infraestructura,” dijo Aly Sagne, de Lumiere Synergie pour le Développement. “Esto lleva a la desregulación, la privatización de los servicios públicos, la deuda a largo plazo, las amenazas al sector privado local y la aplicación deficiente de las salvaguardias,” agregó.

Los participantes discutieron el Pacto con África, una nueva iniciativa del G20 y los Estados africanos, junto con el Banco Mundial y el Banco Africano de Desarrollo, a través del cual los gobiernos africanos se comprometen a una amplia gama de reformas políticas, desde cambios en las leyes tributarias hasta la creación de nuevos tribunales especiales sólo para inversionistas, con el fin de atraer a inversionistas privados.

Tal vez la principal preocupación de los asistentes al taller fue que estas decisiones cruciales sobre el desarrollo se llevan a cabo sin la participación de la sociedad civil y de quienes tienen más en juego, incluidas las comunidades pobres, los pueblos indígenas y las mujeres. Los participantes compartieron varios casos de inversiones (en Guinea, Kenia y Senegal), que no han logrado involucrar a las comunidades locales y con demasiada frecuencia han alimentado los abusos contra los derechos humanos y la destrucción de los medios de subsistencia y los recursos naturales. Los participantes también examinaron casos positivos, en los que se crearon inversiones en asociación con comunidades locales, y plantearon por qué no hay más apoyo para este tipo de iniciativas.

“El modelo de desarrollo que se promueve en nuestra región no reconoce el papel primordial de los pueblos indígenas y las comunidades locales, lo que provoca la ausencia de un desarrollo sostenible,” dijo Yator Kiptum David, director ejecutivo del Programa de Pueblos Indígenas de Sengwer. “Los financiadores deben consultar e involucrar a los pueblos indígenas y las comunidades locales en el diseño, implementación, monitoreo y evaluación de proyectos de desarrollo que se llevan a cabo en sus tierras ancestrales.”

Un componente clave del taller fue un diálogo de medio día con funcionarios de desarrollo en el que participaron representantes de seis instituciones y agencias financieras de desarrollo diferentes. Los participantes del taller y los funcionarios del banco intercambiaron diferentes perspectivas sobre el tipo de inversiones que deberían priorizarse en la región y sobre el impacto de las iniciativas de desarrollo anteriores.

Varios de los financiadores expresaron los compromisos de sus instituciones con la participación de la sociedad civil y señalaron oportunidades para la participación a nivel de proyecto o en próximas revisiones de políticas. Al mismo tiempo, los representantes de la sociedad civil expresaron su preocupación con respecto a la falta de divulgación de la información de los proyectos por parte de los bancos, la inaccesibilidad de las oficinas de país y la falta de interacción con las comunidades locales. Varios financieros se comprometieron a adoptar medidas específicas para facilitar una mayor transparencia y participación y todos expresaron interés en continuar el diálogo.

“El Banco Mundial y los otros bancos denominados ‘de desarrollo’ tienen que dejar de financiar proyectos de industrias extractivas que tengan un alto potencial de incurrir en violaciones de derechos humanos y especialmente en violaciones de los derechos de las poblaciones locales,” dijo Delphine Djiraïbé, abogada en jefe de Public Interest Law Center, en Chad. “El dinero dedicado al desarrollo debería utilizarse para proyectos que respeten los derechos humanos y el medio ambiente, y sean consistentes con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos.”

En un comunicado final, los participantes del taller instaron a los gobiernos africanos y a los financiadores del desarrollo a “respetar los derechos de las comunidades, y especialmente a los grupos marginados, a determinar sus propios caminos y prioridades de desarrollo” y “promover el desarrollo y las infraestructuras que apoye el bienestar social, las industrias nacionales, las pequeñas empresas y los pequeños agricultores.”

El taller concluyó con una hoja de ruta para futuras colaboraciones entre los participantes de la sociedad civil, incluyendo capacitaciones, creación de coaliciones a nivel nacional y regional, incidencia en el Banco Africano de Desarrollo y fortalecimiento de la conciencia y coordinación en torno al Pacto con África.

“Espero que continuemos estableciendo redes de contacto, compartamos información y continuemos con el desarrollo de la capacidad de los miembros de la coalición,” dijo Yator David Kiptum.

“Las organizaciones de la sociedad civil africana se han comprometido a colaborar con el Banco Africano de Desarrollo y otras instituciones y esperamos trabajar juntos para reforzar mutuamente nuestra capacidad de supervisar a las instituciones financieras de desarrollo en todo el continente,” agregó Aly Sagne.

*El equipo de organización del taller incluía a: African Coalition for Corporate Accountability y la Coalición para los Derechos Humanos en el Desarrollo, junto con Accountability Counsel, Both ENDS, Centre for Applied Legal Studies, Economic and Social Rights Centre – Hakijamii, Friends of the Earth – US, International Accountability Project, Heinrich Böll Stiftung, International Rivers, Jamaa Resources Initiative, Lumière Synergie pour le Développement, Public Interest Law Center, y Zimbabwe Environmental Law Association, con apoyo financiero de Heinrich Böll Stiftung, 11 th Hour, SOMO, Global Green Grants, y BothENDs.

Etiquetas
  • Africa
  • South Africa
Acerca del Autor:
Gretchen Gordon
no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *